¿Qué es la CUP?

La CUP es una organización política asamblearia con presencia en los Països Catalans y que trabaja por un país independiente, socialista, ecológicamente sostenible, territorialmente equilibrado y liberado de cualquier forma de dominación patriarcal.

La Candidatura d’Unitat Popular (CUP) se articula como herramienta política para todas aquellas personas y colectivos con voluntad transformadora y rupturista que luchan por la libertad de nuestro pueblo, con la intención de ser un espacio de confluencia de los movimientos populares, en la lucha por la liberación nacional y social de los Països Catalans.  

Municipalismo
A través de sus asambleas locales, la CUP está presente actualmente en más de 150 municipios del territorio, donde desarrolla acción política dentro y fuera de las instituciones locales para construir un proyecto de país impulsado desde los municipios como espacio político más cercano a las personas.  

La CUP es una organización nítidamente socialista y tiene como objetivo sustituir el modelo socioeconómico capitalista por uno de nuevo, centrado en los colectivos humanos y el respeto al medio ambiente. Defendemos el sector público, impulsamos cooperativas y otras formas de economía social y solidaria desde la máxima responsabilidad en la gestión y el control democrático de los recursos comunitarios.

Proyecto Nacional
La CUP es y continuará siendo uno de los actores más comprometidos en las iniciativas populares que preparan la ruptura con los estados español y francés (consultas por la independencia, asamblea de concejales de los Països Catalans, manifestaciones históricas como la del 10 de julio del 2010 y el 11 de septiembre de 2012...). La ruptura con ambos estados es imprescindible para atisbar una mínima esperanza de construir una alternativa al capitalismo salvaje imperante en el marco de la Unión Europea.

El proyecto de la Unidad Popular que articulamos se divide en diferentes ejes que representan nuestra identidad:
 
  • Defensa de los derechos políticos del pueblo catalán: ejercicio del derecho a la autodeterminación y el acceso a la independencia, la democracia participativa y directa, la defensa de la unidad y la territorialidad del reconocimiento político y la autodeterminación de cada uno de los territorios del conjunto de los Països Catalans.

  • Defensa de los derechos de las clases populares y la igualdad: redistribución de la riqueza, lucha contra el paro y la precariedad, la defensa de los servicios públicos, el establecimiento de mecanismos de control popular de la economía y el despliegue de políticas efectivas que garanticen la equidad y la igualdad de oportunidades.

  • Defensa del territorio contra las agresiones ecológicas y urbanísticas, contra la destrucción del territorio en beneficio de unos pocos, y por un desarrollo realmente sostenible.

  • Lucha feminista  y para la liberación  sexual y de género, superación del actual modelo heteropatriarcal y de discriminación por motivos de género u opción sexual. Corresponsabilidad de los trabajos reproductivos y de cuidados y lucha por la igualdad de derechos y de salarios.  

  • Defensa de la lengua y la cultura. Promoción y defensa del catalán en todo el territorio nacional independientemente de la lengua hablada en el ámbito privado. Garantía de la unidad de la lengua, industrias culturales propias y autocentradas, refuerzo del tejido cultural de raíz popular en todo el territorio de los Països Catalans, como respuesta a la persecución lingüística y cultural sufrida por parte de los estados español y francés.

  • Internacionalismo como forma de relación igualitaria, anticolonial y fraternal entre pueblos, por la gestión común de los asuntos generales y por la superación de los conflictos internacionales. La solidaridad internacional es imprescindible para la lucha anticolonial para poner fin al capitalismo imperialista.